martes, mayo 28, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

INESCRUPULOSO, “EL PERSEGUIDOR”…


Aunque al aspirante a Presidente Sergio Fajardo y al exsecretario de Gobierno Santiago Londoño les parece más grave que la opinión pública se entere del embargo de sus propiedades, que el motivo real del proceso de Responsabilidad Fiscal en su contra por un presunto detrimento patrimonial cercano a los $1.903’000.000 (mil novecientos tres millones de pesos), quedan algunas reflexiones. Ver SIN FINCAS NI APARTAMENTOS

Los argumentos de Santiago “El Perseguidor” Londoño para contrarrestar el impacto de la noticia del embargo a nivel nacional se quedaron cortos al calificar de inescrupuloso y comunicadorcillo al periodista que supuestamente filtró el dictamen de la medida cautelar. Ese comunicador no es inescrupuloso, es un total hp!…

El asunto es que para inescrupuloso Santiago, porque fue él mismo quien ordenó la persecución y el seguimiento a los concejales de Medellín durante el gobierno de Alonso Salazar cuando se desempeñó como corporado por la esfumada Alianza Social Indígena, ASI. Ver EN LA MIRA

Ese trabajo etnográfico le costó a Londoño no solamente la Presidencia del Concejo de Medellín en el 2011, sino que también su curul a la que renunció ese mismo año, ocupada por la “feminista” Sonia Vásquez. Ver MEJOR CON EL PERRO

Dejando a un lado lo ornamental hay que hacer otro análisis. Cuando este portal publicó para conocimiento de la ciudadanía el embargo de Fajardo y Londoño al día siguiente la nota con su evidencia fue replicada por todos los medios locales, regionales y nacionales en el país.

¿Qué lectura se puede tener cuando en años anteriores los tropiezos del exalcalde y exgobernador no eran objeto de estudio para la prensa bogotana? Eso cambió porque esos medios que apoyaron “la nueva forma de hacer política”, hoy están casados con otro candidato…


Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.