jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“ÉCONOMIE ORANGE”

Nunca se había visto en Colombia que en escasos tres meses el partido que ayudó a elegir al presidente de turno después estuviera en su contra.

Esa circunstancia ha pasado dos veces. La primera con Santos, quien habilidosamente utilizó la fuerza electoral no sólo del casi desarticulado Partido de la U sino también del uribismo que en pleno votó por Juan Manuel.

Traicionados por Santos los integrantes del cuartel de Uribe, cualquier ciudadano preocupado creería que se aprendió de los errores cometidos, pero no, Duque, el nuevo presidente, tiene a más de uno arrepentido.

La última encuesta de aprobación tiene de cama y en un silencio sepulcral a los que depositaron su confianza en el excandidato de la economía naranja.

Increíble pero cierto, el odio que sembró Santos en ocho años, Duque lo logró en 100 días de gobierno. Pasó del amor al odio de un totazo al punto que alcanzó sin el mayor esfuerzo una desfavorabilidad por encima del 73%.

Hay una razón. Como dirían nuestros ancestros: en el almuerzo se sabrá cómo será la comida. Mientras el impopular Ministro Alberto Carrasquilla tira como un “zapato viejo” la reforma tributaria o Ley de Financiamiento al Congreso de la República, Duque condecora a Maluma, se va a tocar guitarra y canta vallenatos con Vives en Santa Marta.

Luego para ponerle una cereza al postre, Duque visita la UNESCO en París, Francia,  para hablar del establecimiento de la “économie orange” a través de las metáforas mal utilizadas como la de los siete enanitos de Blanca y las siete notas musicales que reflejan su incapacidad, por lo menos, para superar el paro estudiantil de universidades públicas, que llevan adelante los jóvenes llamados a materializar su propuesta de campaña.

Uribe, hace fuerza por su “pollo”. Algunos creyeron que la postura de Álvaro Uribe en contra del gravamen de los productos de la canasta familiar propuesta por el gobierno, era una estrategia para mejorar la caída de su favorabilidad que se encuentra por debajo del 40%, pero parece que tampoco es cierto.

Duque trasquiló su reputación como niño jugando con tijeras en el espejo. La reforma tributaria, mal llamada Ley de Financiamiento se la desguazaron en el congreso, ya no habrá IVA para el plátano, el huevo y el arroz, tampoco devolución del impuesto para los pobres.

No habrá reforma, pero Duque quedó mal, muy mal, y le tocará hacer milagros para recobrar la confianza de los que votaron por él. En el homenaje que brindaron en Medellín a la Senadora Paola Holguín por su liderazgo, Uribe fue contundente. Después de echarle flores a la disciplinada congresista advirtió: “espero que estos momentos difíciles de la Patria se superen”…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.