viernes, febrero 23, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

¿CON PIÑA O SIN PIÑA?

En esta semana estuvo Twitter lleno de piñas por acá y por allá, que si la dieta de la piña, encuestas sobre si tragan “leche” o no, si de la pareja estable o de la ocasional, si mejora el sabor o es la misma vaina, y como todos los temas en redes, el alboroto duró lo que dura un mal polvo que queda en el olvido.

Pero uno no puede dejar la tragada de “leche”, un tema tan importante, así como sin columna. Sobra decir que no encontré ningún estudio científico que sustentara la idea de que consumir “leche” ayuda a las arrugas o a la salud o tiene colágeno, pues lo que tiene colágeno y rejuvenece es un amante quince años menor, pero si a usted le sirve decirse que es bueno para la salud, ¡salud! y para adentro.

Creo que lo importante es que a nadie lo obliguen o presionen a hacer algo que no quiere, aunque lo más probable es que sea inseguridad, desconocimiento o prejuicio.

En esta sociedad machista hay hombres, sobre todo de cierta edad, que creen que sus mujeres no deben mamar sino las de afuera de la casa, algo como “pero si esa boca besa a mis hijos”. Para fortuna de los más jóvenes, los que piensan eso tienen pocos polvos por delante.

El caso es que hoy mujeres de todo tipo disfrutan practicar sexo oral a su pareja y lo que se disfruta, se vuelve costumbre. Es claro que querer mamar no significa querer tragar. Si una mujer no quiere que se le “vengan” en la boca, y además lo dice, es una canallada que el hombre lo haga. Punto. Sin discusión. Si para usted, como hombre, es primordial que su pareja reciba su “leche” en la boca, pues consiga una a la que le guste, que para eso hay muchas.

Pero si una mujer quiere aprender, acostumbrarse o entrenarse, hay tips y trucos, cursos y tutoriales, desde que la parte trasera del paladar tiene menos sentido del gusto, hasta doblar la lengua hacia adentro para que la eyaculación simule ser dentro de la boca pero no sepa ni se trague. Puede convencerlo de que es más sexy la “lechita” alrededor de la boca.

Y la dieta de la piña para los caballeros no está de más, las mujeres valoramos ese tipo de acciones interesadas y, aunque tampoco hay estudios validados por la academia, la sabiduría de la calle parece darle el sello de certificación.

Piña o no piña aprecien una buena venida, adentro, afuera, en la boca, en la cara, miren que hay gente por ahí que suspira cuando come piña.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Columnista Invitado
Este espacio está listo para que Usted se exprese. Puede enviarnos sus columnas, (máximo dos cuartillas arial 12) a: info@puntodevistardb.com