jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

ALTA ACCIDENTALIDAD

Las elecciones regionales que se avecinan son de gran importancia para los territorios, por mucho que intenten negarlo es una realidad que el país va mal, lo que obliga a que los diferentes municipios tengan que intentar blindarse frente a esa caída libre de la Nación.

Particularmente la ciudad de Medellín se juega en estas elecciones, por lo anteriormente expuesto, la posibilidad de seguir a la vanguardia o condenarse al rezago en comparación con ciudades como Barranquilla, Bucaramanga y Cali, para ello deberá definir claramente su vocación económica.

El próximo alcalde de la Ciudad, deberá mantener algunas cosas bastante interesantes del actual burgomaestre. En primer lugar, y quizás el eslabón más fuerte de esta administración es lo hecho en educación, dinámicas como regresar a los niños y jóvenes a la escuela, es decir, reducir al máximo la deserción escolar, es una tarea que a la postre dará réditos interesantes, no solo a nivel educativo, sino y más a nivel social.

Así mismo mantener y fortalecer la importancia que en poco tiempo alcanzó MOVA, como centro de formación y encuentro de los maestros de la ciudad es una tarea que no puede dejarse para después. Algo similar debe pasar con Sapiencia, la agencia de educación superior, que ha sido la encargada de capacitar al gremio del sector oficial y abrirle la puerta a miles de estudiantes de las escuelas públicas para que continúen sus estudios de educación superior.

El aumento de la educación pública durante el periodo de alcaldes que termina fue de 7 puntos en ciudad de Medellín, mejor que en el resto del país.
Otra política que deberá continuar el próximo alcalde será la ambiental, bien o mal se han tomado medidas de control que aunadas a la siembra masiva de árboles generará, más temprano que tarde resultados positivos, que se irían al traste de llegar un “Fajardo”, a echarle cemento a cuanto verde encuentre.

El próximo alcalde deberá vestirse de jardinero.

No menos importante es el impulso que el gobierno de Fico ha intentado darle al sector movilidad, del que no se puede negar es fundamental para la política ambiental planteada por esta administración, sin embargo aquí hay mucho por hacer y se requiere quién sea capaz de liderar ese cambio iniciado en la actualidad.

Fortalecer el SITVA es crucial, pero ello implica darles un trato digno a los usuarios, de lo contrario seguirá el auge de motos y carros con la contaminación que ello genera. Fortalecer el sistema significa además ampliarlo, por ejemplo alimentar la idea de un tren de cercanías que comunique de manera rápida el norte con el sur y le quite carga al Metro en su paso por el centro. Implica también darle continuidad al proyecto del metro ligero de la Av. 80, que serviría de muleta al ya cojo Metro y al que al actual alcalde le ha dedicado bastante tiempo, logrando el nivel de factibilidad (fase 3) y que el gobierno nacional lo incorporara en su plan de desarrollo, quedando a la espera de la aprobación de un Conpes para cofinanciar el proyecto con un aporte de la Nación del 70%.

Solo este último aspecto, con el dolor que me da escribirlo, requeriría que el próximo alcalde sea cercano al gobierno Duque, de lo contrario esa cofinanciación pasaría al cuarto del olvido.

Ojo, ya hay rumores de que el Municipio no tiene dinero para tal obra.

Por último y no menos importante es la política de seguridad que tozudamente ha propuesto el actual alcalde, en mis año de conciencia política no llegué a ver a un mandatario local que enfrentara de manera directa al crimen organizado de la ciudad sin sobrepasarse con una política de tierra arrasada como fue la que enmarcó la operación Orión y la Mariscal, muchos errores probablemente, pero prefiero ello al servilismo mostrado por anteriores ante la delincuencia.

Es real que la política de seguridad actual debe acompañarse con una verdadera política social que trascienda el peligroso pero ventajoso asistencialismo.

Ojalá que los votantes medellinenses hayan aprendido la lección que hoy nos brinda el país con la elección de Duque: para gobernar se requiere experiencia y tener clara una agenda de gobierno.

Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.