LA TUBA TUVO LA CULPA

Por ahí dicen que de buenas intenciones está construido el camino al infierno, y eso, precisamente fue lo que le pasó al grupo de integrantes de la Orquesta Filarmónica con la presentación que hiciera en el interior de un avión de una quebrada aerolínea durante el recorrido Medellín – Bogotá.

La presentación desató tremenda polémica puesto que el pequeño concierto a semejante altura realizado el lunes 5 de octubre pasado, puso a hablar a los “ideáticos” con el asunto de la bioseguridad para evitar el contagio del bicho.

La realidad sea dicha, aerolínea y Filarmónica por hacer bonito, hicieron feo si se tiene en cuenta que la tuba, la trompeta y el trombón babean, el redoblante no.

El hecho tuvo tanta relevancia que a la Filarmónica de Medellín le tocó pronunciarse: “Convenimos realizar una activación musical con una corta interpretación. Nuestra intención ha sido y sigue siendo ofrecer un momento de solaz tranquilidad para nuestro público, y eso, esperábamos con los pasajeros en un momento en el que se reactivan las actividades”.

Voceros del Ministerio de salud se pronunciaron al respecto: “Buenas intenciones, pero acciones no tan positivas, no es el escenario, la idea podía ser buena, pero no era el sitio ni las condiciones”. La Aerocivil anunció investigación contra la empresa de transporte aéreo de pasajeros.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.