PA’ LA MIERDA

PA’ LA MIERDA

Esta semana empezó bastante movida y entre los temas que alborotó la agenda pública, eso que está en boca de todos, fue la sacada de las mechas que hiciera el nuevo gerente de Telemedellín, Denison Mendoza del director de noticias Hernán Muñoz Álvarez.

De todo han dicho, pero lo que más ha cogido fuerza es el argumento en el sentido que Muñoz Álvarez, de quien no dudo sea un buen periodista se enredó con su rol al asumir como director de noticias de un canal, que, por un lado, es público, y, por el otro, obedece estrictamente al jefe del turno: al alcalde o a quien delegue en este caso el gerente…

En Bogotá, especialmente la prensa privada hace mucho escándalo y pontifican más de la cuenta, si el director de RCN habla mal de las bebidas azucaradas lo echan, lo mismo pasa en El Tiempo, si su director escribe mal de su jefe el multibillonario Luis Carlos Sarmiento se va la pa’ la mierda.

Antes que los Gilinski compraran Semana, Daniel Coronell no estuvo de acuerdo por varias censuras a algunos de sus artículos, qué hizo, renunció y montó el portal Los Danieles, ya resucitó otro muerto: La Revista Cambio.

Los medios de comunicación de propiedad pública tienen otra arandela, se convierten en la tribuna y caja de resonancia, además del cuartel de defensa del mandatario seccional o local que está de turno, eso hay que entenderlo…

Recuerdo a Fajardo como alcalde y gobernador, no solamente abusó utilizando los canales públicos de televisión para defenderse de sus contradictores, sino que también los manoseó para aumentar su exposición personal en cada uno de ellos. Salía 24/7, todos los días, todas las semanas.

No olvido como siendo alcalde, Sergio Fajardo regañaba al aire a mi seise Luis Alirio Calle, quien en silencio asentía sin problema convirtiéndose en el idiota útil del régimen de turno.

Esa es la carga de un periodista de un medio de comunicación de propiedad del gobierno, y en ese sentido, Hernán Muñoz Álvarez, exdirector de Noticias de Telemedellín estaba desenfocado.

“Hacer periodismo es incomodar a alguien, lo demás son relaciones públicas”, dijo George Orwell hace como 140 años mal contados y trabajar en un medio gubernamental es pecar por omisión frente a algunos desaciertos del jefe, hay que hacerse el güevón, no hay de otra.

Cuando un periodista critica al gobierno desde el medio de comunicación de propiedad del gobierno, está en el lugar equivocado, toca hacerse al lado, no se puede ser tan ingenuo para criticar al gobierno, cuando es el mismo gobierno de turno el que te paga el salario.

Ahora bien, Hernán Muñoz Álvarez, llegó con Johana Jaramillo cuando se posesionó como gerente del canal local, y salió de la dirección de noticias cuando su jefe Johana Jaramillo salió del canal, sencillo cada torero con su cuadrilla.

Cuando Mabel López fue gerente del canal local, nombró como director de Noticias a Óscar Mario Correa, Mabel renunció para asumir otro cargo y Óscar Mario empacó su cajita, pa’ fuera.

Eso es lo público, no es bueno, no es malo, cada gerente ve a quien nombra y con quien trabaja.

Cuando Johana, exesposa de un gran compañero de universidad y hoy pareja de otro gran amigo mío llegó a Telemedellín, echaron hasta el putas por la sencilla razón que fueron nombrados por la anterior gerente. Repito, no sé si es bueno, no sé si es malo, lo evidente es que siempre ha sido así.

De allá salieron: Isabel Carvajal, directora de Central de Medios y Adriana Obando directora Comunicaciones, además de los periodistas y realizadores Laura Mora, Alejandro López, Omar Carmona, Sandra Gil, Mauricio Quevedo, Fabián Quintero, Mauricio González, Camila Zapata y Juan Gabriel Pabón. También barrieron con la señora de servicios generales, la maquilladora y la secretaria de gerencia.

Ninguna de esas personas a quienes se les canceló el contrato hizo un show por su salida, por el contrario, entendieron que la nueva jefe llegaba con su cuadrilla.

Lo político, obvio, está por encima de los manejos administrativos y en las circunstancias que en la actualidad se presentan en el gobierno local, cualquier rama que caiga es buena para hacer buen fuego…

Deja un comentario