TREMENDA TROCHA

TREMENDA TROCHA

La subregión del suroeste de Antioquia es una población conformada por unos 378 mil habitantes distribuida en 23 municipios que hacen parte de 4 zonas: Río San Juan, Río Penderisco, Río Sinifaná, Río Cartama.

Desde Medellín, las dos principales vías de acceso hacia el suroeste, una de las subregiones más importantes del departamento, están ubicadas en la ye en el sector Primavera en en el municipio de Caldas al sur del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

Por la izquierda usted se dirige hacia Santa Barbara y La Pintada, entre otros, y por la derecha, hacia Amagá, punto en que se está construyendo desde hace más de 7 años la 4G Pacifico Uno, unos de los proyectos viales más importantes para llegar también a Titiribí, Venecia, Betulia, Concordia, Urrao, Salgar, Ciudad Bolívar, Hispania, Betania, Andes y Jardín.

El asunto es que para los más de 180 mil habitantes que viven de ese lado de la subregión, ese proyecto vial tan importante se ha convertido en una de las peores pesadillas debido al retraso en la construcción que ha generado que salida y llegada a la zona sea un completo caos.

Habitantes de la zona que de manera constante deben desplazarse hacia Medellín están remamados por la pérdida de tiempo debido a lo lento del desplazamiento por el mal estado de la vía especialmente entre el peaje a Amagá y Camilo C, unos 10 kilómetros de vía que representan en la actualidad más de dos horas de recorrido.

Lo grave del asunto, es que el gerente del proyecto Rodrigo Muñoz parece que no existiera, es una “corbata” que no decide y desde un escritorio no padece las afugias que afronta la comunidad de las localidades que a diario deben hacer este desplazamiento.

La situación es difícil, dice la comunidad, porque la carretera tiene una parte totalmente destapada, sin iluminación, representando un gran riesgo debido a que escasamente pasa un carro de acuerdo con la autorregulación de los mismos conductores, nadie ayuda…

Lo otro que también tiene incómoda a la comunidad es que no hay ningún plan de contingencia por parte del concesionario, hecho que le resta mucho al suroeste en su estrategia para la reactivación del turismo y el transporte de productos perecederos a Medellín si se tiene en cuenta que la pandemia fue una gran “deposición” que tiene comiendo de lo que sabemos a los menos favorecidos económicamente hablando…

Frente a esos inconvenientes, el representante a la cámara, el jericoano Juan Espinal manifestó que es necesario buscar salidas a los problemas a través de la mesa para analizar el caso…

El senador andino Juan Felipe Lemus, conciente del problema, se atrevió a anunciar un debate de control político al gerente de la obra para tenga celeridad y solucione los inconvenientes.

Deja un comentario