sábado, mayo 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

ASUNTOS DE CAMPAÑA

Los resultados de las últimas encuestas de intención de voto tienen perdidos y embolatados a uno que otro candidato que se hará contar en las elecciones primarias de este domingo 13 de marzo.

Lo nuevo que también aportará a lo entretenido de la campaña, son los mensajes en «clave morse» que el «vinagre» fantasma de Germán Vargas Lleras continúa mandando desde hace un par de días con la posible intención de inscribir su campaña presidencial este viernes 11 de marzo.

Si eso sucede, la foto de la actualidad podría mostrar una situación totalmente diferente a la de hace 4 años, cuando a Vargas Lleras, en plena campaña, lo dejaron sólo no solamente su partido Cambio Radical, sino compinches como lo liberales por apoyar a Duque, hecho que disminuyó su votación a modestos millón 400 mil sufragios. Veremos porque el precandidato Alejo Cachar es socio también en la costa de esa colectividad…

Lo cierto es que, por favor, salga a votar temprano, no en blanco, cójase los “huevos” y tome decisiones, recuerde que le entregarán el tarjetón para Cámara y Senado, pero usted debe solicitar uno de los tres tarjetones para consultas interpartidistas: Pacto Histórico, Centro Esperanza o Equipo por Colombia, sino pide su preferencia no se lo entregan, ojo con eso…

En lo personal ando ansioso y hasta ganoso de ver lo que sucederá con la composición del nuevo Congreso y también sobre la definición de los candidatos únicos por cada una de las tres coaliciones inscritas.

Petro en Pacto Histórico, clarísimo, pero la puja entre Fajardo y Alejo Gaviria en Centro Esperanza esta buena, y la de Fico y Char en Centro Esperanza también, aunque los godos dicen que con Barguil se podría presentar una sorpresa.

Las cargas se van acomodando, el exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos Botero con lo que le queda del “viejo ramismo” se fue a apoyar al precandidato Alejandro Char por mera venganza contra Fico Gutiérrez.

En política todo se paga. En el 2019 en plena jornada electoral territorial, el hijo de Ramos Botero, hoy concejal Alfredo Ramos Maya fue candidato a la Alcaldía de Medellín, muy, muy malito, todo hay que decirlo.

Fico, quien tenía ficha, su secretario de gobierno Santiago Gómez, habilidoso para el manejo, flojo para la exposición de motivos, le tocó soportar el desgaste del gobierno que terminaba.

Al precandidato por Equipo por Colombia, Federico Gutiérrez le dijeron en su momento que bajara a Gómez Barrera para que apoyara al hijo del exgobernador Ramos, pero no quiso, el resultado evidente, Quintero alcalde.

Esa factura es la que hoy Los Ramos, papá e hijo, le están pasado a Fico. Ahora si Federico le gana a Char el domingo próximo en las consultas, el “ramismo” pasa a la historia irremediablemente…

Por Centro Esperanza todo es expectativa. Aunque las encuestas indican que Fajardo será ungido como candidato único por esta coalición, Alejandro Gaviria ha subido al punto que podría aguarle la fiesta al exgobernador.

“El fin justifica los medios”, dijo un bacán por allá a mediados del siglo XVI, frase de la que se pegan los asesores políticos para hacer y deshacer con el propósito de ganar una elección.

La exesposa, la psiquiatra Lucrecia Ramírez, quien fungió de primera mujer, como ella misma se bautizó cuando su excompañero sentimental se desempeñó como alcalde y gobernador, le ha dado por redes sociales hasta con el balde a Fajardo revelando el exceso de egocentrismo y falsa superioridad moral de su ex.

En sus últimos tweet Ramírez Restrepo dio a entender que su voto en la consulta del domingo será para Alejandro Gaviria por su conocimiento, independencia y talante liberal.

El tiestazo más fuerte lo recibió Fajardo el 19 de enero, la exprimera mujer le dio contra el suelo evidenciando que lo vivido con ese hombrononón fue una total farsa.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.