miércoles, abril 24, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

CARNE FRITA

El riesgo que asumiría Prieto, al sumarse a la campaña de Suárez, es que perdería la posibilidad de recibir el apoyo de los liberales de Envigado, además del candidato Gutiérrez, quien endosaría unos 200 mil votos a quien acompañe como fórmula a la gobernación.

Lea: ALCALDÍA DEBERÁ EXPLICAR SOBRE CANCELACIÓN DE EVENTOS EN FERIA DE FLORES

A unos 90 días, mal contados, para las elecciones territoriales en el país, en Medellín y Antioquia la campaña continúa siendo un total despelote, repleto de egos e intrigas de varios de los aspirantes incapaces de llegar a acuerdos fuertes y serios que les posibilite llegar a alianzas con posibilidad de poder.

“El Pacto de Indiana” convertido más bien en “impacto nuclear” por la incompatibilidad de caracteres entre los aspirantes Eugenio Prieto, Andrés Julián Rendón, Juan Diego Gómez y Mauricio Tobón, inició mal, continuó peor, y, como era de esperarse, terminó sin acuerdos, y, por el contrario, con cada quien por su lado.

Los resultados de la última encuesta realizada por la firma Pronósticos en el Departamento en la que Luis Pérez, Luis Fernando Suárez y Eugenio Prieto quedan en los tres primeros lugares de intención de voto, reveló lo que ya se espera: más temprano que tarde, Eugenio Prieto adherirá a Luis Fernando Suárez, el candidato del saliente gobernador Aníbal Gaviria.

Lea: EL FRENTE AMPLIO DE BALLESTEROS

La realidad del Partido Liberal es más que evidente, un partido, partido en varias partes, unos con Luis Pérez, otros con Julián Bedoya y los rojos de Envigado, quienes apoyan a Eugenio, esperando una coalición con fuerza con el que sea, menos con Luis Fernando Suárez, me lo dijo el mismo Héctor Londoño comiéndonos una carne frita.

El riesgo que asumiría Eugenio Prieto, al sumarse a la campaña de “El Presbítero de la Gobernación”, la ficha y títere de Aníbal Gaviria y Juan Esteban Álvarez, es que perdería la posibilidad de recibir no sólo el apoyo de los liberales de Envigado, sino también del candidato Fico Gutiérrez, quien como mínimo endosaría 200 mil votos a quien acompañe como fórmula a la gobernación en la recta final de las elecciones.

Fico le dio con el balde a Aníbal Gaviria y su gobierno. El fundador de Creemos y candidato a la Alcaldía de Medellín, Federico Andrés Gutiérrez Zuluaga, sostuvo durante la entrega de los avales a diferentes aspirantes a concejos y alcaldías en Antioquia, que en el gobierno departamental están pasando cositas, al punto, que, enfatizó, que es inconcebible lo que sucede con la EPS Savia Salud, que atiende a más de 1’600.000 personas del Departamento, hoy intervenida por la Supersalud. Dijo que durante su alcaldía la EPS mixta estaba quebrada y la entregó con utilidades.

Lea: LO QUE SE INTUÍA…

Por otro lado, refiriéndose a la campaña a la gobernación de Antioquia, Fico Gutiérrez dijo que todavía el partido Creemos no tiene candidato y que lo único que ha manifestado a candidatos con los que tiene ascendencia es que deberán unirse para sacar el mejor.

El partido Creemos tiene en la actualidad cerca de mil candidatos en Antioquia, 60 alcaldías, 31 avales propios, 27 coavales y 700 candidatos a concejos en Antioquia incluyendo Medellín y el Área Metropolitana.

Gutiérrez Zuluaga destacó durante la entrega de avales que entre los retos que tendrá Creemos están temas como el hambre que aumenta, sólo 2 de cada 5 hogares contaron con un acceso constante y suficiente a alimentos nutritivos en el año 2021 y, en el año 2022, se registraron 12 muertes por desnutrición en menores de 5 años.

Además, explicó, la educación que está en crisis, en el año 2022 la proporción de jóvenes que no estudian ni trabajan es del 30%, la deserción escolar crece, el 82% de las escuelas se encuentras dispersas en la Antioquia rural y sólo una cuarta parte de los jóvenes antioqueños que se gradúan del colegio acceden de manera inmediata a la educación superior.

Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.