viernes, mayo 24, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

EN UN ABRIR Y CERRAR DE OJOS

En un abrir y cerrar de ojos todo cambió. El conteo de votos daba como ganadora a Liliana Ramírez quien se ubicó a 10 votos de diferencia de Mario Gutiérrez quien fuera el candidato del continuismo, encargado de continuar el trabajo del saliente alcalde Juan Sebastián Abad.

Lea: CARGOS CONTRA EXALCALDE DE ARGELIA

No se puede olvidarse el anecdotario de las elecciones territoriales en las que, a veces, la fantasía supera la realidad. Hace un par de años en Sabaneta tipo 7:00 de la noche un candidato había ganado las elecciones, de pronto, se presentó un corte de energía, al regresar, ya otro era el alcalde electo.

Parecido pasó en La Estrella. En las horas de la noche del domingo de elecciones para la Alcaldía el conteo de votos daba como ganadora a Liliana Ramírez quien se ubicó a 10 votos de diferencia de Mario Gutiérrez quien fuera el candidato del continuismo, encargado de continuar el trabajo del saliente alcalde Juan Sebastián Abad.

En medio de un ambiente bastante incómodo, luego del reconteo que culminó este fin de semana, los resultados para Alcaldía siderense dieron como ganador con 26 votos de diferencia a Mario Gutiérrez, quien contó con el apoyo de los partidos Liberal, Conservador, La U y Demócrata.

El domingo en la noche, los resultados del conteo dejaron en el primer puesto a Ramírez con 11.541 votos mientras Gutiérrez había quedado de “virreina” con 11.531 a 10 votos de diferencia.

Debido a ese estrecho margen, ambas campañas hicieron hasta lo imposible para supervisar el nuevo escrutinio que terminó en este viernes 3 de noviembre en medio de cuestionamientos por parte de las dos candidaturas.

Pero como hay un Dios que todo lo ve, y, además, lo entiende, “no hay tu tía”, así es la política, así es poder, pero la vida es larga y angosta pa’ todos, en cuatro años veremos como se mueve la cosa, la cosa política.

Lea: LA DERECHA REGRESA AL PODER

Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.