miércoles, abril 10, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

BEDOYA NO DA PIE CON BOLA

El Tribunal Administrativo de Antioquia resolvió a favor de Torres la demanda que pretendía que se declarara la nulidad electoral del 29 de octubre de 2023 que lo dio como vencedor por encima de Bedoya por lo que desestimó las pretensiones de doble militancia.

Lea: UPEGUI HASTA EL CUELLO

La actividad política y pública en el municipio de Itagüí está que arde y todo tiene que ver con el permanente rifirrafe entre el senador Carlos Andrés Trujillo y el exalcalde, excandidato a la alcaldía y actual concejal León Mario Bedoya.

Así las cosas, nuevamente no solamente el orientador de “El Equipo de Antioquia, sino también el nuevo alcalde de Itagüí, Diego Torres le volvieron a ganar otra partida a Bedoya.

A través de las redes sociales el mandatario Diego Torres escribió:

“La justicia ha confirmado lo que nuestra democracia ya había decidido. Estoy agradecido con Dios y con la gente de Itagüí. Seguiré siendo el alcalde de nuestra ciudad ¡Porque todos somos Itagüí!”, dijo.

Lea: MEDIO KILÓMETRO IMPIDE ABRIR 4G EN TITIRIBÍ

Lea: ¿LA HP PLATA?

El Tribunal Administrativo de Antioquia resolvió a favor de Torres la demanda que pretendía que se declarara la nulidad electoral del 29 de octubre de 2023 que lo dio como vencedor por encima de Bedoya por lo que desestimó las pretensiones de doble militancia.

Torres Sánchez se inscribió como candidato para la Alcaldía de Itagüí por una coalición, además del Partido Conservador y el Grupo Significativo de Ciudadanos “ITAGÜÍ SOMOS TODOS”, que lo avaló por medio de firmas.

Asistir a eventos, hace parte de la dinámica de las coaliciones para lograr el respaldo de un programa de gobierno, dictamen del Tribunal, que significó otra nueva derrota para el hoy concejal León Mario Bedoya.

La demanda fue instaurada por la ciudadana preocupada Milena Becerra Jaramillo, quien buscaba favorecer a León Mario Bedoya. Bedoya ocupa la curul de oposición en el Concejo de Itagüí, al quedar segundo en las elecciones.

La magistrada ponente de la Sala Primera, Susana Nelly Acosta Prada, sostuvo que:

“(…) De conformidad con lo expuesto, en el caso bajo análisis están acreditados los elementos subjetivo, temporal y territorial, no obstante, la configuración del elemento objetivo y modal de la conducta, no se encuentra demostrada, más allá de toda duda razonable. Ello, por cuanto es apenas lógico que una persona que aspira a ser elegido como alcalde de un Municipio por una coalición, asista a múltiples reuniones con diferentes actores políticos de diversas organizaciones, con el fin de recibir respaldos a su candidatura (…)”.

Y explicó:

“(…) En la organización Municipal, el Concejo cumple funciones de gran importancia para la gobernabilidad y cumplimiento del programa de Gobierno. Adviértase que la aprobación del Presupuesto, las modificaciones del mismo, así como la autorización para endeudamiento y algunos actos contractuales requieren de aprobación de esta Corporación. Por esta razón, no resulta ajeno o extraño que un candidato a la Alcaldía de una coalición participara de reuniones y recibiera apoyo de diversos candidatos al Concejo para lograr el fin de ser elegido alcalde, no sólo para incrementar su posibilidad de obtener votos para su campaña, sino a futuro”.

La magistrada concluyó:

“En este sentido, ningún reproche puede hacerse a la asistencia a reuniones donde fuera invitado el señor Diego León Torres Sánchez, por candidatos de otros movimientos o partidos políticos, en las cuales hubo adhesión de los candidatos a su aspiración a la Alcaldía, reuniones en las que por razones lógicas se expresaban manifestaciones de admiración mutuas e inclusive en la efusividad del momento pudieron realizarse sugerencias de votación recíprocas, sin que ello pueda implicar que haya dejado de apoyar a los candidatos del movimiento político que lo avaló”.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.