miércoles, mayo 29, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

CAÑAS Y CADAVID IMPUTADOS

En otro caso, Cañas Jaramillo fue embargado por una presunta estafa interpuesta por un médico, quien explicó haber invertido más de $1.000 millones de pesos para la construcción de una torre médica en La María, alianza que no se ejecutó y en la que está comprometido el anterior gerente Héctor Jaime Garro.

Lea: OLMEDO SOLICITA PROTECCIÓN

La Fiscalía General de la Nación tomaría la decisión de imputar varios delitos al expresidente del Concejo de Medellín, el conservador Lucas Cañas Jaramillo y el exgerente del Hospital Departamental La María, Misael Cadavid.

Ante el Juzgado 3 Penal Municipal con Función de Control de Garantías, la Fiscalía imputaría contra el par de exfuncionarios los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación, contrato sin cumplimiento de requisitos legales y falsedad en documento privado.

De acuerdo con el organismo de investigación sobre Cañas Jaramillo se tiene el suficiente material probatorio que demostraría que el exconcejal coordinó el presunto direccionamiento de la adjudicación de un contrato para la construcción del edificio de parqueadero del Hospital La María en el 2018 cuando Misael Cadavid se desempeñaba como gerente durante la administración seccional del gobernador Luis Pérez Gutiérrez.

Cañas Jaramillo habría coordinado el proceso y la entrega de la documentación para que ELECTRO PROYECTOS S.A se quedará con la ejecución de este contrato por más de $17.418 millones de pesos.

En otro caso, Cañas Jaramillo fue embargado por una demanda por presunta estafa interpuesta por un médico, quien explicó haber invertido más de $1.000 millones de pesos para la construcción de una torre médica en el mismo Hospital La María a través de una supuesta alianza público-privada que no se ejecutó y en la que está comprometido el anterior gerente de La María, Héctor Jaime Garro.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.