miércoles, mayo 29, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

SIN NOTIFICAR

Cañas Jaramillo no ha sido notificado para asistir a la audiencia ante el Juzgado 3 Penal en la que la Fiscalía le imputaría varios delitos.

Momento después de ser publicado el articulo CAÑAS Y CADAVID IMPUTADOS, el abogado del exconcejal de Medellín Lucas Cañas Jaramillo contactó este portal para hacer claridad sobre la posible imputación de cargos en contra de su apoderado.

Según el jurisconsulto, Cañas Jaramillo no ha sido notificado hasta el momento para asistir a la audiencia ante el Juzgado 3 Penal Municipal con Función de Control de Garantías en la que la Fiscalía le imputaría los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación, contrato sin cumplimiento de requisitos legales y falsedad en documento privado.

De acuerdo con la versión del defensor, la audiencia de imputación de cargos por el asunto de los parqueaderos ya se adelantó y uno de los imputados fue Misael Cadavid, quien fungía como representante legal y ordenador del gasto del Hospital La María, porque, para ese momento, Cañas, era un ciudadano de a pie.

Según la Fiscalía, la investigación contra Cañas Jaramillo tiene el suficiente material probatorio que demostraría que coordinó el presunto direccionamiento para que la adjudicación de un contrato para la construcción del edificio de parqueaderos de La María se hiciera a la empresa ELECTRO PROYECTOS S.A por unos $17.418 millones de pesos.

Sobre el caso del médico que denunció a el expresidente del Concejo de Medellín por estafa, el abogado defensor dijo que, por el contrario, el galeno tiene varias denuncias en su contra por constreñimiento y es investigado también por la Fiscalía por faltar a la verdad.

Sobre el exgerente de La María, Héctor Jaime Garro el abogado defensor de Cañas, sostuvo que no tiene nada que ver con ese entierro.

Lea: OLMEDO SOLICITA PROTECCIÓN

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.