OTRA DEMANDA

La última semana del mes de mayo no fue la mejor para el empresario Mauricio Vélez Cadavid, quien afronta una demanda por presunta estafada, entre otros delitos, instaurados por al bufete del exfiscal general de la nación Alfonso Gómez Méndez.

El cuestionado empresario que perteneció por varios años al GRUPO SURA, tuvo que afrontar un interrogatorio de tres días ante la Fiscalía N°40 de Patrimonio Económico en Medellín.

El indiciado Mauricio Vélez Cadavid fue escuchado en interrogatorio en compañía de su abogado defensor Álvaro Vargas. La Fiscalía ya tiene motivos fundados de acuerdo con los medios cognoscitivos para inferir la autoría y participación en los hechos denunciados. De acuerdo con el proceso, el paso que sigue es que la Fiscalía llame al demandado a imputación de cargos.

Lo cierto es que mientras el empresario acude a los interrogatorios en la Fiscalía, otras demandas se le vendrán encima. Hace un par de días, Médicos Asociados, MASA, la asociación de galenos que fue presuntamente estafada por Vélez Cadavid, tomó dos decisiones en asamblea general.

De los 54 médicos que asistieron a la asamblea de MASA, el 98% votaron a favor de instaurar otra demanda penal contra Mauricio Vélez Cadavid, entre otros personajes, además, que se decidió contratar igualmente al bufete del exfiscal Alfonso Gómez Méndez para que lleve el caso.

Sin embargo hay luz al final del túnel, Dios es sabio. Aunque más de uno quiere agarrar a sombrillazos al presunto estafador en la Junta Directiva del Metro andan felices con el suplente representante del Gobierno Nacional.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

LO QUE TOM RODÓ EN MEDELLÍN

En la próxima película de Tom Cruise “American Made” aparecen imágenes aéreas del aeropuerto Enrique Olaya Herrera, además de otras escenas en Medellín y alrededores.

La historia narra parte de la vida del piloto Barry Seal, quien en la década de los ochenta trabajó con Pablo Escobar en el transporte de cocaína a Estados Unidos. La película será estrenada en septiembre en USA.

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.