domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

PERIODISMO Y DEMOCRACIA

pedro y peñaA finales del año 1998 y gracias a la conexión de Internet conmutada tuve la oportunidad de conocer a la periodista mexicana Laura Barranco Pérez. En ese momento la joven reportera trabajaba en el noticiero internacional de la emisora de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, para el que desde Medellín, hice varios informes sobre política y orden público por un par de años.

Desde esa época la relación profesional con esta chica mexicana se fortaleció hasta el punto que el año anterior tuvimos la oportunidad de tomarnos un café en el VIP, restaurante ubicado en la avenida Gutenberg con Escobedo en la Ciudad de México. Esa noche llovió, el tráfico colapso. Una hora después llegó la mexicana, a quien no conocía personalmente…

Laura Barranco es Licenciada en Comunicación Social con 17 años de experiencia en medios electrónicos. Actualmente es integrante del noticiero radiofónico con mayor audiencia en México, conducido por Carmen Aristegui en MVS Noticias, además es la directora general de la página: madreslapagina.mx 

México DF, una ciudad en la que con su área metropolitana cabe el 90% de la población colombiana, acaba de atravesar uno de los escándalos más interesantes de los últimos años. Un periodista en oposición al gobierno de Peña Nieto, dio papaya como decimos en mi tierra y no se la perdonaron, se la partieron integra. Esto es lo que dice la periodista mexicana…

“MÁS QUE FLUJITO”

Por: Laura Barranco

En México fuimos testigos el mes pasado de un escándalo sexual de un periodista. Se trata de Pedro Ferriz quien llevaba casi 40 años de trayectoria en medios electrónicos. Tuvo la mala fortuna de involucrarse con una joven 30 años más joven que él y que esta relación se diera a conocer en medios y redes sociales a través de llamadas telefónicas grabadas clandestinamente con un alto contenido sexual.

Más allá del morbo, les comparto este caso para la reflexión sobre la altamente probable relación de este escándalo con la sucesiva salida del periodista de su noticiero radiofónico que contaba con una audiencia respetable y que se caracterizaba por ser crítico del actual presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

No sería la primera vez que el poder en turno ejerce mediante procedimientos polémicos y nulos de ética el poder para deshacerse de un personaje que les resulte incómodo en medios electrónicos. En México y en cualquier país que se diga democrático el derecho a la vida privada está o debe estar garantizado y es importante que todos exijamos que este se respete.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.