viernes, mayo 17, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

RAÚL, RECARGADO

El exalcalde entregó un municipio con estándares de gestión y calidad muy altos y dejó proyectos sin deuda pública, fundamental para mantener el equilibrio fiscal de su localidad.

Lea: EL “GRAN ACUERDO” DE TORRES

El candidato a la Alcaldía de Envigado, Raúl Cardona, quiere volver a ser la primera autoridad de este municipio del Sur Del Valle de Aburrá, porque considera que en su anterior gobierno no pudo hacer todo lo que quiso, aunque está convencido de que hizo más de lo que muchos esperaban.

En movilidad, que es una de las principales problemáticas de cualquier ciudad en crecimiento, durante su anterior período de gobierno con el apoyo del Área Metropolitana, logró la construcción del Intercambio Vial La Ayurá, mejorando la calidad de vida de las personas gracias a que esta nueva vía permitió mejorar los tiempos de desplazamiento de los conductores, no sólo de Envigado sino de Medellín e Itagüí. Este Intercambio incluyó obras peatonales y urbanismo por más de $113.000 millones de pesos.

Lea: TOMA Y DAME

Como consecuencia del ingreso de Envigado al Área Metropolitana fue posible invertir más de $44 mil millones de pesos para ampliar la Vía Distribuidora Regional, pasando de tres a seis carriles, entre la calle 77 Sur de Sabaneta y la Quebrada Zúñiga de Envigado con un sistema de conectividad ecológica y peatonal en el sector.

Con una inversión de $30 mil millones de pesos fue factible la construcción del Puente de la Transversal de la Montaña, infraestructura que brinda acceso del Valle de Aburrá a la Doble Calzada de las Palmas.

El exalcalde y actúa candidato a la alcaldía de envigado, Raúl Cardona entregó un municipio con estándares de gestión y calidad muy altos y dejó proyectos sin deuda pública, fundamental para mantener el equilibrio fiscal de su localidad.

Lea: “TRIPLEHIJUEPUTAS”

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.