jueves, febrero 29, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

EL PRIMO BOBO

Un abogado alertó sobre posible inhabilidad que tiene «caregripa» para poder posesionarse como concejal el 2 de enero de 2024.

Lea: POR MALTRATAR A EMPLEADOS, CARGOS CONTRA CONGRESISTA BOREAL

El desacierto más evidente de la campaña electoral de octubre pasado fue el que «El Pinturismo» que orienta el renunciado exalcalde de Medellín, Daniel Quintero se echó al hombro como candidato y potencial sucesor a la «güeva» de «perra flaca» o «caregripa» Juan Carlos Upegui, un completo paquete chileno como político.

Un exintegrante de la campaña de Upegui contó hace un par de días que a ese “culicaga’o” le dio hasta paranoia, además que casi no se relacionaba con los integrantes de su campaña. Es más, explicaron que “caregripa”, dormía hasta tarde, no iba a eventos, cancelaba entrevistas a última hora y sólo se relacionaba con la prima, la hermana y la novia.

¿Error de cálculo? no sé, pero lo que se demuestra es que Daniel Quintero no es tan «inteligente» como muchos aseguran, o, mejor, aseguraban, porque las evidencias demuestran que al «quinterismo» le pudo más el ego y la soberbia que la estrategia.

Ahora, Daniel Briceño, un abogado desde Bogotá, alerta sobre una supuesta inhabilidad que tiene «caregripa» para poder posesionarse como concejal el 2 de enero de 2024 como concejal, debido a que su papá, Carlos Alberto Upegui fue nombrado en propiedad como rector de un colegio en Medellín.

Verdad o mentira, conocida la denuncia por la presunta inhabilidad, la tropa del también excandidato a la Alcaldía, Albert Corredor, asesorado de varios jurisconsultos, evalúa la posibilidad de lograr la curul que otorga el Estatuto de la Oposición, en la que se iba a aplastar el primo bobo de Daniel.

Lea: POR PERSONAL QUE NUNCA TRABAJÓ: NUEVA IMPUTACIÓN CONTRA LA EXSECRETARIA

Lea: SIN VOLUNTAD

Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.