martes, junio 18, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

FÁCIL, SE-PA-RA

En el caso del Valle de Aburrá, el relleno sanitario La Pradera es el sitio de disposición final de 3.400 toneladas diarias que se reciben de 42 municipios antioqueños.

Lea: ALCALDE DE SABANETA NO ES ORDENADOR EN EL GASTO DEL CONCEJO

La recolección de nuestros residuos sólidos es uno de los servicios más importantes para el desarrollo de una comunidad. Así como el acceso a agua potable, alcantarillado, energía y gas nos brinda bienestar y calidad de vida, contar con que periódicamente alguien se encarga de recoger los residuos que generamos en nuestro hogar o trabajo también es fundamental para disfrutar de un ambiente sano.

¿Te has preguntado a dónde se llevan esos residuos?

En el caso del Valle de Aburrá, el relleno sanitario La Pradera es el sitio de disposición final de 3.400 toneladas diarias que se reciben de 42 municipios antioqueños.

Las 437 hectáreas de La Pradera, ubicadas en el municipio de Don Matías, cumplen una función indispensable en la gestión de residuos sólidos y durante los últimos meses EMVARIAS, filial del Grupo EPM, viene desarrollando diferentes frentes de trabajo que tienen como propósito estabilizar la operación actual del relleno y la disposición de residuos para los próximos años, pues en el 2023 comenzaron a presentarse algunos movimientos en el terreno y actualmente es prioritario que todos aportemos a su estabilización entregando al vehículo recolector únicamente los residuos que deben ir al relleno sanitario.

Para contribuir a una óptima operación de La Pradera es fundamental que, desde nuestros hogares, oficinas y otras fuentes se realice una correcta separación y disposición de los residuos, pues actualmente gran parte del material que llega al relleno no debería disponerse allí y esto reduce su capacidad.

Lea: CARGOS CONTRA EXSECRETARIO RAMÍREZ POR EXIGIR PLATA PARA CAMPAÑAS POLÍTICAS

¡ASUME YA EL RETO DE SE-PA-RA!
ACÁ TE ENSEÑAMOS CÓMO HACERLO:

Lea: ¿GRISALES, PREVARICADOR?

Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.