sábado, mayo 18, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

BORRACHO DE CANTINA

A Tobón Sanín, quien ratificó que se lanzará por firmas a la Alcaldía de Medellín, le dieron garrote por defender a Uribe.

Lea: QUE LE PAGUEN SU DINERO

Con el balde y el trapeador le dieron al profesor Gilberto Tobón Sanín, uno de los influenciadores más importantes de Medellín y Antioquia por defender al expresidente Uribe con respecto a los falsos positivos.

En la emisora de Néstor entrevistaron al profe en la que uno de los integrantes de la mesa del trabajo, después de escuchar al también abogado y filósofo lo calificó como borracho de cantina.

La ofensa, la hizo el “equis ye” por la mera razón de escuchar un viejo de 73 años, que se graduó de influenciador después de su jubilación, y, quien, además, habla como un paisa de antaño, sin pelos en la lengua y de manera directa, características que le gusta a la audiencia.

Lea: PINTURISMO EN CAMPAÑA

El profe quien tiene más de un millón de seguidores en redes sociales armó la de Troya al manifestar que: “Él (Uribe) no ordenó los falsos positivos, fueron los militares, que son educados para matar gente, los que en su afán manifestaron que hay que hacer algo y se pusieron a hacer eso. Uribe no hizo eso, yo lo defiendo desde aquí, así me caigan encima rayos y centellas, pero su gerencia al menudeo facilitó eso”.

Frente a la andanada de críticas que lo calificaron de torcido con la izquierda, Tobón Sanín dijo que sus contradictores habían aprovecharon el Halloween para disfrazarse de bodegas, además que enfatizó que es un librepensador con casi 40 años de experiencia como profesor y sin patrones políticos.

Lea: CONCEJALES INVESTIGADOS

Gilberto Tobón Sanín logró más de 173 mil votos en las elecciones al Senado el domingo 13 de marzo, pero no pudo acceder a una curul porque Fuerza Ciudadana, el movimiento caga’o de la costa en el que se inscribió no pasó el umbral.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.