LA NEGACIÓN DE UN ATEMBA’O

LA NEGACIÓN DE UN ATEMBA’O

Los que en Antioquia tuvimos la oportunidad de escuchar la perorata del exalcalde, exgobernador, y por lo visto, continuo candidato a la presidencia Sergio Fajardo podríamos coincidir en que es como Arjona y su música, lleno de metáforas simples y figuras comunes con las que prefiere ser políticamente correcto para el gusto del ciudadano promedio…

Fajardo, quien ha ganado bastante popularidad en el país, no por sus ejecutorias, si por su “tibieza”, siempre ha escurrido el bulto para hacerse el “atemba’o” a la hora de tomar decisiones importantes con respecto a la manera en cómo se maneja el país, prefiere “huir del mundanal ruido para dedicarse al avistamiento de ballenas”

Y lo peor, cuando se le critica cae en la negación más común como lo hacen las mamás de sicarios de algunos de nuestros barrios populares. Esas mamás, saben lo que pasa, pero niegan hasta el cansancio que sus hijos andan en “malos pasos”, y por el contrario, ratifican que son unas ovejitas que hacen bien al sector.

Cuando a Sergio Fajardo se le recuerda su oscuro pasado público, incluido el dudoso manejo que su papá, el difunto Raúl y su hermano Andrés, le dieron a la, creo, ya liquidada CONSTRUCTORA FAJARDO MORENO, inmediatamente entra en negación.

Y esa negación, ese postre viene con cereza en la punta porque “El Profesor” se enviste de víctima para salir a argumentar que son infamias de la oposición porque decidió volver al ruedo para ser candidato. -¡Me quieren atajar!, manifiesta. Ver comunicado

El nuevo berrinche de “El Hombre de la Biblioteca” (España), una de las peores estafas que heredó el barrio Santo Domingo Savio de manos de Fajardo y su “exprimera mujer” Lucrecia Ramírez tiene que ver con el contenido que empezó a rodar por redes sociales en la que un periodista se refiere a los enredos que el político y sus hermanos afrontan en los Estados Unidos por posibles nexos con el confeso narcotraficante Pedro Antonio Bermúdez Suaza alias “El Arquitecto”.

De acuerdo con el texto, los acusan de estafa y fraude procesal, además que los solicitan para investigar qué clase de relación existe entre “Los Fajardo” y “El Arquitecto”. Ver artículo

Conocido el articulo por parte de los integrantes de puntodevistardb.com, que apropósito el sábado 25 de julio cumple 13 años de existencia, y conocedores de las andanzas del sujeto en mención a quien no nos falta sino hurgarle la nariz o hacerle tacto rectal para ver que se le encuentra, hay que decir varias cositas:

Lo primero es que la nota tiene mucho de cierto con una imprecisión. Sergio Fajardo ha estado involucrado en diversos casos de corrupción, pero se las ha ingeniado para desviar la atención con la ayuda de integrantes de organismos de control, amigos políticos en ejercicio, más uno que otro amigo trabajador de la prensa capitalina.

Con respecto a la participación accionaria en la empresa constructora de su familia, Sergio Fajardo, hace varios años, tomó la decisión de renunciar a su porcentaje a través de un documento privado en notaria por la sencilla razón que las estafas cometidas por su hermano Andrés enlodarían su carrera política. De eso es conciente en privado, embolsado en público…

Andrés Fajardo, está untado de popo hasta la nuca, pero chisguetea bastante a Sergio. Andrés fue el responsable de estafar a Don Pedro Antonio Bermúdez alias “El Arquitecto” a quien le vendió un piso en otra de las populosas mega estafas en Medellín llamada Soler Garden, proyecto habitacional ubicado en la vía Las Palmas en inmediaciones del Hotel Intercontinental.

Lo que olvidó Sergio Fajardo, es que Andrés, su hermanito, le vendió al exnarco el piso séptimo que posteriormente revendió a otros inversionistas, otorgándole a alias “El Arquitecto” el piso 11, que no existe y que nunca tuvo permiso, ni licencia de la Dirección de Planeación Municipal para su respectiva construcción, ¡qué biblia!…

Algunos de sus amigos como Fidel Cano, La Pulla, y en su momento Pascual, que por fortuna se ha rehabilitado, aunque sea un poquito, aman a Fajardo, se orinan a traguitos cuando lo ven arrastrando los Ferragamo y lo oyen hablar.

Cuando la opinión pública o por lo menos nuestra pequeña gran audiencia que atraviesa las 600 mil direcciones IP, que dejan mensualmente unas 270 mil impresiones, quisiéramos más, se enteró que el difunto padre del político, Raúl Fajardo le había vendido su casa ubicada por el Campestre a Pablo Escobar a través de su esposa, negocio en el que se incluyeron hasta las cubetas del papel higiénico usado, Sergio salió a meterse entre las patas de El Espectador. Ver “ENTRE NARCOS”

“La prensa responsable” le hizo una entrevista en la que el exalcalde y exgobernador casi llorando, argumentó que esa historia es muy cierta, pero que fue uno de los grandes desaciertos de su familia. Ver artículo

Ese es Sergio Fajardo, un atemba’o y blandengue, sin carácter y sin compromisos que quiere ser presidente, pero que evade responsabilidades desde hace 20 años haciéndole esguinces a la justicia y tapando sus cagadas con los demás…

ALGUNOS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario